Artículo Eurekka

¿CÓMO PUEDO SABER SI ESTOY EN UNA RELACIÓN ABUSIVA?

Hoy en día, es común escuchar los términos «tóxico» y «abusivo» cuando se habla de relaciones. Saber lo que realmente significan y, lo que es más importante, saber cuándo una relación es saludable o no, marca la diferencia en la calidad de vida y la salud mental de cualquier persona.

¿Cómo identificar una relación abusiva?

En primer lugar, es fundamental aceptar el hecho de que todo el mundo tiene rasgos tóxicos. Incluso tú, que estás leyendo esto, seguro que has sido egoísta, arrogante o tacaño alguna vez en tu vida. El principal problema en una relación tóxica es cuando esos momentos son la mayoría. Pero, ¿Observar la frecuencia con la que una persona tiene malas actitudes es la única manera de detectar una relación abusiva? Desde luego que no. En los siguientes párrafos, entenderás mejor cuál es la construcción de una relación sana y cuáles son las formas de notar que no estás en una.

El primer paso consiste en la famosa expresión «caminar sobre cáscaras de huevo»: si sientes que tienes que elegir demasiado tus palabras para hablar con la persona, es bueno estar alerta. Es importante recordar que pensar en cómo transmitir un mensaje a alguien -especialmente cuando esa persona es importante para nosotros- no es lo mismo que controlar en exceso la propia forma de expresión por miedo a reacciones a menudo agresivas.

Otro ejercicio interesante para saber cómo de sana es una relación (ya sea amorosa, familiar o de otro tipo) es analizar las últimas 5 o 10 interacciones con la persona. En esas últimas interacciones, ¿Hubo comportamientos verbalmente agresivos, groseros, irónicos o humillantes? Si la respuesta es afirmativa, ¿Cuál es el compromiso de la persona con el cambio de actitudes y en qué medida repitió estos comportamientos? En caso de notar que las actitudes no fueron puntuales, es importante estar alerta. 

También conviene recordar que toda relación tiene crisis y momentos de discordia. Sin embargo, lo que realmente determina si una relación es abusiva o no es la forma en que se resuelven los conflictos: Si una de las personas (o incluso ambas) actúa de forma autoritaria y no está dispuesta a cambiar, las posibilidades de que la relación no sea sana son muy altas.

Las personas que se encuentran en este tipo de relación no suelen ver el contexto en el que viven. Es común que la persona se sienta coaccionada a romper amistades u otras relaciones con cualquier otra persona que no esté a favor de la relación abusiva en la que se encuentra y,  cada vez más aislada, siente la caída de su autoestima y que su única necesidad es estar junto a la persona que forma parte de la relación.

¿Qué hacer si mi relación es abusiva?

Identificar una relación tóxica y saber qué hacer ante una (sea la tuya o no) forma parte de un verdadero viaje de autoconocimiento. Siguiendo los pasos anteriores, seguramente estarás más cerca de poder identificar cuándo una relación no es buena para ti o para otra persona. Sin embargo, es esencial buscar ayuda para hacer frente a una relación que se sospecha que es abusiva.

Es importante tener en cuenta que en las relaciones de maltrato el maltratador suele parecer alguien que mejora la vida de la persona, y la convence de ello, a veces accidentalmente. En algunos casos, incluso el maltratador no sabe ni entiende que está limitando a su pareja e impidiéndole tener su propia identidad.

Sin embargo, es fundamental buscar ayuda para hacer frente a una relación que se sospecha que es abusiva.

En muchos momentos, la persona que forma parte de la dinámica de una relación tóxica (ya sea familiar, amorosa o incluso de amistad o laboral), no se da cuenta de lo que está ocurriendo y por ello es un tema que no se desarrolla en terapia. También es común que otras personas nos hayan alertado sobre la relación, y así lograr que el profesional -con su visión imparcial- sepa conducir esta alerta de manera más efectiva, llevando a la persona a tomar acciones concretas.

Por lo tanto, la mayoría de las veces, compartir los problemas de relación sólo con personas de nuestro círculo social no es suficiente. Es natural no ver la situación con imparcialidad, lo que también ocurre con los que están cerca de nosotros. Por ello, Eurekka está disponible para ofrecer ayuda profesional sin dejar de ser humano y comprender lo decisivo que puede ser, incluso en situaciones delicadas como las de una relación tóxica.

Cuida tu salud mental con Eurekka.